Empoderamiento de Prejóvenes

Empoderamiento de Prejóvenes

Los bahaís, pensando en el crecimiento espiritual de toda la comunidad, estamos desarrollando una serie de programas educativos en los sectores, entre ellos están los Grupos Prejuveniles.

El objetivo de este programa educativo es empoderar moral e intelectualmente a los prejóvenes, con el fin de que se conviertan en agentes de cambio comprometidos con la transformación individual y la transformación de la sociedad.

El programa cuenta con un currículo de 10 libros que abordan conceptos morales y temas sociales. En las clases, los participantes -de entre 12 y 15 años de edad- estudian los textos y reflexionan sobre sus contenidos.

Principalmente, los grupos prejueveniles ayudan a formar en sus participantes una identidad moral fuerte y les da poder para contribuir al bienestar de sus comunidades.

Otra parte importante de estos grupos es la realización de actos de servicio en su propia comunidad; estas actividades no son un requisito, sino que parten del amor que sienten los prejóvenes por la humanidad.

Aunque el programa de prejóvenes explora temas desde una perspectiva bahá’í, no es un proyecto formal de educación religiosa. Los participantes se involucran en actividades tales como la expresión artística, la consulta, teatro, juegos cooperativos y el estudio de historias que mejoran su lectoescritura.

Los bahaís, pensando en el crecimiento espiritual de toda la comunidad, estamos desarrollando una serie de programas educativos en los sectores, entre ellos están los Grupos Prejuveniles.

El objetivo de este programa educativo es empoderar moral e intelectualmente a los prejóvenes, con el fin de que se conviertan en agentes de cambio comprometidos con la transformación individual y la transformación de la sociedad.

El programa cuenta con un currículo de 10 libros que abordan conceptos morales y temas sociales. En las clases, los participantes -de entre 12 y 15 años de edad- estudian los textos y reflexionan sobre sus contenidos.

Principalmente, los grupos prejueveniles ayudan a formar en sus participantes una identidad moral fuerte y les da poder para contribuir al bienestar de sus comunidades.

Otra parte importante de estos grupos es la realización de actos de servicio en su propia comunidad; estas actividades no son un requisito, sino que parten del amor que sienten los prejóvenes por la humanidad.

Aunque el programa de prejóvenes explora temas desde una perspectiva bahá’í, no es un proyecto formal de educación religiosa. Los participantes se involucran en actividades tales como la expresión artística, la consulta, teatro, juegos cooperativos y el estudio de historias que mejoran su lectoescritura.